Tu piel, como sábanas de arena y sábanas de agua