Nada tan tranquilo como un lago tranquilo