De pronto rasga el día una herida luminosa