Y todo ha de terminar en un oleaje de amargura