Los viejos hablan...

LOS VIEJOS HABLAN DE LA MUERTE

para Leona Smith, mi abuela

los viejos hablan de la muerte ahora con frecuencia mi abuela habla de aquellos que ahora se han ido hacia el espíritu son ahora menos que huesos

hablan de las sombras que adornaron sus días embellecidos por sus alas de luz hablan de años de cadáveres de años de oscuridad de años

de relaciones enterradas

más profundamente que residuos de huesos

idos ya más allá de la forma

sonríen ahora desde las raíces crecidas hacia dentro de los principios de aquellos que nos han dejado para internarse por las cuencas vacías que dejaron los viejos en el sitio que ocuparon sus ojos para que entraran

yo ahora camino hacia atrás en este poema por los túneles que los viejos dejaron en sus ojos para que yo avanzara hacia atrás hacia donde los veo allí

a los que han ido más allá de la dureza más allá de la forma los veo allí

más oscuros que el punto de donde arrancaron las raíces más ligeros que el sitio a donde van


con sus espíritus

más pesados que piedra sus recuerdos a veces más brillantes que el resplandor de un súbito relámpago (ojo, espacio)

pero crecerán verdes ramas de estas raíces más oscuras que el tiempo y más negras aún que cenizas de naciones dulces flores brotarán

enarbolando su ondulante lenguaje acariciante amoroso

en la sombra mañanera de lengua soleada el espíritu estará en todos nuestros ojos en todos nuestros yos

y ahora se regresan a

sombra en el momento en que trepando salgo de las cuencas

de estos ojos de viejos de estos

espíritus que cantan a lo largo de este poema

se han regresado ya con sus espíritus a fundirse

con lo verde

a entrar en las piedras a pegar sus invisibles rostros a la transmigración de la tierra clavando vientos cantando blues de guitarra voces que se escuchan a través de las costillas de estos días

idas a dónde los años corren

más oscuros que el punto de donde arrancan las raíces más verdes que lo que con ellas traen

los viejos hablan ahora de la muerte con frecuencia

 

mi abuela habla de aquellos que ahora se han ido hacia el espíritu son ahora menos que huesos