Gentil lector

GENTIL LECTOR

para Larry Eigner

(por la ventana) (en la calle)

 

 

el chiquillo negro

en plena carrera, se aleja sobre el asfalto, pisando con sus tenis

las líneas dibujadas con gis
para los juegos--------- corre sobre

ellas: estaba a 250 pies cuando comencé este poema y se aleja más

a cada palabra--------- corre

sin mirar

a dónde; vuelve la cabeza, mirando sobre el hombro izquierdo y su mano izquierda

sube lentamente al extremo del brazo que sube

ante él hasta que la pelota que no se movía en esa dirección al empezar el poema, la pelota está

en su guante, allí donde corre, y yo estoy allí, también, en su guante, y tú,

 

tú también, gentil lector, allí en su guante, y ni siquiera se detiene