El león de verdad

EL LEÓN DE VERDAD

Soyez muette pour moi, Idole contemplative... Llegué a casa y me encontré un león en la sala.

Salí corriendo a la escalera de incendios gritando ¡Un León!   ¡Un León! Dos secretarias se jalaron los cabellos y le dieron un cerrón a su ventana Yo regresé a toda prisa a mi casa de Paterson y me quedé dos días.

Le llamé por teléfono a mi viejo psicoanalista reichiano que me había suspendido la terapia por fumar marihuana "Sucedió" dije jadeando "hay un león en mi cuarto"

"Me temo que cualquier discusión que tuviéramos sería inútil", y colgó el teléfono.

Fui con mi antiguo novio y nos emborrachamos con su novia Lo besé y le anuncié con un destello de locura en el ojo que tenía un león Terminamos luchando en el suelo le mordí la ceja y me sacó a patadas Acabé masturbándome en su jeep que estaba estacionado en la calle y gimiendo "León".

Me encontré a Joe, mi amigo novelista y le rugí " ¡León! " Me miró interesado y me leyó su alta poesía espontánea ignu. La escuché en espera de leones pero todo lo que oí fue Elefante

Tiglón Hipogrifo Unicornio Hormigas Pero pense que deveras me entendía cuando cogimos en el baño de Ignaz Wisdom.

Sin embargo el día siguiente me mandó una hoja desde su retiro de la

Montaña Humeante "Te amo pequeño Bo-Bo con tus delicados leones dorados

Pero como no hay Yo y no hay Rejas por lo tanto el Zoológico de tu amado Padre no tiene León

Dijiste que tu madre estaba loca no esperes que yo produzca al Monstruo que te sirva de Esposo."

Confuso azorado y exaltado pensé en el león verdadero muerto de hambre

en su peste en Harlem Abrí la puerta, el cuarto estaba lleno del estallido de su ira Les rugía hambrientamente a las paredes de yeso pero nadie podía oírlo

a través de la ventana Mi ojo captó el borde del rojo edificio vecino de departamentos, de pie

en una quietud ensordecedora

Nos miramos largamente, su implacable ojo amarillo en el halo rojo de pelambre Me miró rojizo y lagrimeante pero dejó de rugir y enseñólos colmillos en saludo.

Volví la espalda y cociné broccoli para la cena en una estufa de hierro

herví agua y me di un baño caliente en la tina vieja que está debajo del fregadero.

No me devoró, pero lamenté que tuviera hambre en mi presencia.

La semana siguiente enflacó y languideció, alfombra enferma llena de huesos,

perdiendo pelo trigueño enrojeciendo su iracundo ojo mientras yacía enorme dolorido

peluda cabeza echada en las patas junto al librero hecho de huacales lleno de delgados tomos de Platón, de Buda.

Yo sentado a su lado noche tras noche desviando mis ojos de su rostro hambriento comido de polillas

dejé de comer yo mismo, él se debilitó más y rugía de noche

mientras yo tenía pesadillas Yo comido por un león en una librería de la Explanada Cósmica, yo

un león hambreado por el profesor Kandisky, muriendo

en un circo de leones de mala muerte,
Despertaba en las mañanas mirando al león quieto que se moría en el suelo--------------------

---- " ¡Oh Terrible Presencia! " grité " ¡Cómeme o muere! "

Esa tarde se levantó-------- caminó hasta la puerta apoyándose con una

pata en la pared para sostener su tembloroso cuerpo Dejó salir un crujido como para romper el alma del techo sin fondo

de sus fauces

tronando desde mi piso hasta el cielo más pesado que un volcán

en la noche de México Empujó la puerta abriéndola y dijo en voz de grava "Esta vez no,

querido------ pero regresare."

 

León que come mi mente ya por una década en que conozco sólo tu hambre Y no el perfecto goce de tu satisfacción ¡Oh rugido del Universo!

¿cómo, por qué, he sido escogido? En esta vida he oído tu promesa estoy listo para morir he servido A tu hambrienta y antigua Presencia. ¡Oh Señor espero en mi cuarto

haz de mí lo que quieras!