El hombre que...

EL HOMBRE QUE PINTA MONTANAS

Estás aislado

como el ermitaño chino. Piensas en la montaña nevada, miras tu mano con la taza de té y ves la imposible comparación.

Cómo te puede acercar una palabra-------------

una pincelada tras otra: el Tao no le da a todo hombre la misma idea de montaña.

Tu pincelada, hábil, resbala convirtiéndose en montaña pero sabrá alguno lo que tú querías hacer con ella?

Estás aislado

como el ermitaño chino. Cada pincelada se vuelve más pequeña, más precisa: pero has abandonado toda esperanza de comunicación

y apenas hablas.

Montaña tras montaña

pueblan tu obra. Y dicen, "Ah, sí,

 

es el hombre que pinta montañas."