Desdoblamientos

DESDOBLAMIENTOS

Esta es la pradera boyante, ola sin fondo de fuego fatuo/Sembrado crujiente de estrellas, enraizando hacia abajo, interminablemente,

mientras sus fuegos aspiran a lo alto, y sus grillos interestelares laten:

¡Hacia afuera!   ¡Luz!   ¡Hacia adentro!   ¡Oscuridad!

en donde una vez el mundo se sostuvo rodeado.

sobre una columna cilindrica, por una corteza esférica

que goteaba fuego              o

circular, sublunar, envuelto en una celestial, cristalina piel de cebolla.

*             * *

 

Loewenhock atravesó esas aguas, que, en invierno eran transparentes, pero "en medio

del verano se volvían blanquecinas y se llenaban de pequeñas nubes verdes".

Y descubrió en las aguas lentos animales ovalados

que se movían "diáfanos", "verdes y muy brillantes".

* * *

 

Las altas hierbas espejeantes nos empoparon hasta la cintura

al Ciiminut hacia el sol que salín, "orientados" rumbo al rste

       nos conjuraban, doradas

intrusas, salidas de cúmulos de polen—

atraídos por el llamado de aromas penetrantes; una multitud de telas de araña y cadillos se adherían a nuestras piernas, suculentos caracoles tronaban bajo nuestros pies.

Había una opulencia de mosquitos y ratas almizcleras.

Eramos "Jardineros y Astrónomos" de ese mundo

—estruendo de lo que está cerca, suspiro

de lo que está muy lejos           

en donde abejas de praderas celulares zumbaban como un día de verano

oídos en la lejanía.

En donde cada hoja de cada olmo y cada sauce era eco de otro reino

 

mundo de ululantes buhos.

Y cada lupina azul era una montaña distante                     

y había galaxia tras galaxia de perejil vacuno.

'Todo lo Natural visto a través de este Microscopio aparece adornado con toda la Elegancia y Belleza imaginables: Dorados y Bordados inimitables en las más peque­ñas semillas: en las partes de los animales, la Cabeza o el Ojo de una Mosca; Tan preciso Orden y Simetría en el marco de las más diminutas Criaturas, un Piojo o un Mosquito, que ningún hombre podría concebirlos si no los hubiera visto. En compa­ración las más curiosas Obras de Arte parecen toscas, como si las hubieran hecho con azadón o llana, tan grande es la diferencia entre la Habilidad de la Naturaleza y la* Imperfección del Arte.'

¿Quien nos colocó con ojos

entre un mundo microscópico y un mundo

telescópico? 

Janacek oía     Ives en su quinta

ardillas     sinfonia

que chillaban como su                                         

                           escribió el contrapunto

clarinete,       intercalo

y vio pájaros nocturnos     de

que miraban fijamente

las cuerdas     líneas ondulantes

de su piano.    de montañas

      con

mosquitos             

salían de sus      órbitas

         celestiales

Maderas.

cuchicheos

han descubierto    a

que varios     distancia

de los cuerpos

      correspondencia entre

más sólidos     oscuridad  y

no son       oscuridad

sino

un inmenso enajmbre de una profundidad llamando

animales     a otra

con-sidera

una reunion de 

´Focus´: lugar de fuego

estrellas

a 326 pies de profundidad

en el Atlas de Marruecos    herschel

Francés    vio     ´miradas de mundos

brotando como pasto

los espeleólogos encontraron

en la noche´

una pradera llena de 

las aberturas irregulares

pasto blanco brillante     que quedan

entre las hojas en movimiento

Leonardo:    

de los árboles

´en cuanto hay     admiten cada una

luz.      una imagen redodnda

 

el aire se llena     del sol-

de inumerables     sobre el suelo

imagenes

contella una multitud de discos

que el ojo atrae      excepto

ene l eclipse

como un iman´

cuando cada uno se convierte

Thoreau

apoyaba su oreja        en un cuarto creciente

contra el tronco de los árboles       

Kepler:

´trabajaban por dentro     ´he tocado

intensamente´      montañas´